Los vínculos de Picasso con Aragón, a través de la obra de Goya, Gargallo y Buñuel

La exposición “Picasso y Aragón. Goya-Gargallo-Buñuel", comisariada por Emmanuel Guigon, se puede visitar en el Museo de Teruel hasta el próximo 20 de marzo y ha reunido casi un centenar de obras de diversos museos nacionales y colecciones privadas.

News
01 Mar 2022

Detalle de "La cogida" (1959), perteneciente a la serie de Picasso "La Tauromaquia".

El Museo de Teruel acoge la exposición Picasso y Aragón. Goya-Gargallo-Buñuel hasta el próximo 20 de marzo. Una proyecto dirigido por Emmanuel Guigon que contempla más de un centenar de obras seleccionadas del Museo Picasso de Barcelona, la Fundación Bancaja, el Museo Pablo Gargallo de Zaragoza, Sucesión y familia Gargallo, Galería Joan Gaspar de Barcelona, el Museo Nacional de Arte de Cataluña, el Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía, las colecciones Fundación Mapfre, Ars Casacuberta Marsans, Filmoteca Española y coleccionistas privados.

La presente exposición estudia el encuentro del artista con el territorio de Aragón a través de sus lazos con Pablo Gargallo, Francisco de Goya, y Luis Buñuel. La colaboración científica de Malén Gual, Laurence Madeline, Jèssica Jaques, Chus Tudelilla y Javier Herrera en el catálogo razonado ha aportado contribuciones inéditas al estudio de la obra de Picasso y Aragón, una tierra donde se cruzan vivencias diversas con estos tres autores esenciales que, de una u otra manera, con mayor y menor intensidad, formaron parte de su vida.

Son secretas las correspondencias con Goya puesto que, excepto de manera literaria, Picasso no reveló de manera explícita la influencia del pintor aragonés, como sí lo hizo, por ejemplo, con el Greco o con Zurbarán, aunque la referencia fuera clara y sabida por todo el mundo. La relación de Picasso con Goya fue una relación íntima, casi un vínculo umbilical entre maestro y discípulo a través del cual el pintor fagocita el trazo goyesco para llevárselo a su tiempo y a su pintura. Picasso mira a Goya y Goya muta en el trazo de Picasso, como se podrá apreciar en las series completas de ambos dedicadas a la Tauromaquia, entre otros grabados que componen la muestra. Ambos se reflejan en las inquietudes expresivas, siempre con una mirada avanzada a su tiempo, así como son figuras irreverentes frente al absolutismo y a la Iglesia de su época, y rejonean a una España convulsa.

Los tres personajes se unen con Picasso y con Aragón desde lugares e historias muy distintas. Si Goya fue un maestro en un sentido holístico, Gargallo lo acompañó en sus primeros y decisivos pasos como pintor. Por otro lado, con Buñuel compartió el espíritu de una época y una ciudad, París, así como un extenso círculo de amigos, pues trazar una red de amistades fue siempre para Picasso una necesidad vital y espiritual, imprescindible para entender su vida y su obra como un todo en constante regurgitación. La apuesta de colocarlos todos juntos en una sola exposición es un intento de poner en valor los vínculos de amistad y de inspiración en la vida de Picasso, unidos ahora por una tierra que tuvo siempre presente en su memoria.

 

Más información.

* obligatorio

La Fundación Goya en Aragón usará la información que usted proporcione en este formulario para estar en contacto con usted y para enviarle actualizaciones. La legitimación se realiza a través del consentimiento del interesado.

Utilizamos Mailchimp como nuestra plataforma de marketing. Al hacer clic a continuación para suscribirse, usted reconoce que su información será transferida a Mailchimp para su procesamiento. Obtenga más información sobre las prácticas de privacidad de Mailchimp aquí.

Volver
Usamos cookies propias y de terceros para mejorar su navegación. Si continua navegando consideramos que acepta el uso de cookies.