Zaragoza homenajea el 264 aniversario del nacimiento de Goya. La semana.es

31 Mar 2010

En Fuendetodos (Zaragoza) están de celebración, uno de los pintores más reconocidos de la historia de España nació allí y allí mismo se celebra todos los 30 de marzo su aniversario, lo que serían ahora sus 264 primaveras. Lo celebran con diferentes actos culturales,lúdicos e institucionales, todo para recordar a su pintor más famoso.

Considerado el padre del arte moderno, Goya expresó en sus obras sus pensamientos y creencias: en su juventud sus lienzos y grabados muestran que el autor aceptó la vida tal y como era, en su edad adulta empezó a criticarlo, y ya durante sus últimos años, llegó a estar amargado y desilusionado con la gente y la sociedad. Francisco de Goya no fue un pintor clásico, su estilo inauguró el Romanticismo, además, el conocido como arte goyesco supone el comienzo de la pintura contemporánea y se considera precursor de las vanguardias pictóricas del siglo XX.

El artista maño comenzó a pintar desde muy joven, imitando los dibujos de varios maestros y, a la edad de 17 años, se marchó a Madrid a buscarse la vida y formarse junto a Francisco Bayeu, con cuya hermana se casaría más tarde. Bayeu le consiguió trabajo en la Real Fábrica de Tapices, donde realizó sesenta y tres cartones en los que plasmó escenas idílicas y de la vida diaria. Compaginó este trabajo con la realización de retratos y obras religiosas que le dieron prestigio, hasta tal punto que fue nombrado pintor de corte por Carlos IV en 1789. Fue diez años más tarde cuando Francisco Goya pintó una de sus obras maestras, el retrato de la familia de Carlos IV, famoso por la ironía con la que plasma a la familia real con un realismo crítico.

Pero Goya no era un pintor exclusivo de la Familia Real española, también trabajó como retratista para la

aristocracia. Muy reconocidos son tambien sus lienzos de La condesa de Chinchón,La maja desnuda y La maja vestida, de quien la leyenda dice que estas dos últimas pertenecen a la imagen de la Duquesa de Alba, con quien habría mantenido una peculiar relación.

El contraste, las luces y sombras, el caracter de las posturas y las expresiones faciales son las características a destacar de los retratos hechos por Goya antes de empezar su estilo más turbio.

UN PINTOR ATREVIDO

Cuando los franceses invadieron España en 1808, el artista siguió siendo pintor de corte, de José Bonaparte, pero aún así, se atrevió a plasmar los horrores de la guerra, prueba de ello es su pintura Los fusilamientos del 3 de mayo y demás testimonios de su obra.

A los pocos años, y tras la restauración de Fernando VII, Goya se retiró de la vida pública por haber trabajado para los franceses. Recayó en una enfermedad que lo había dejado sordo y empezó ahí su etapa más turbia, en la que los protagonistas de sus obras se convirtieron en seres extraños, los colores más apagados y tristes y temas macabros, las conocidas como Pinturas negras de Goya, como la de Saturno devorando a sus hijos. En 1824 el artista emigró a Burdeos, Francia, y allí vivió hasta su muerte, sin dejar nunca de pintar.

A día de hoy, sigue siendo uno de los pintores más importantes de España, y a pesar de que no falta mucho para que lleguen sus tres centurias, el recuerdo de este pintor aragonés nunca se irá gracias al legado de los cuadros, dibujos y grabados que nos dejó en herencia.

 

* obligatorio

La Fundación Goya en Aragón usará la información que usted proporcione en este formulario para estar en contacto con usted y para enviarle actualizaciones. La legitimación se realiza a través del consentimiento del interesado.

Utilizamos Mailchimp como nuestra plataforma de marketing. Al hacer clic a continuación para suscribirse, usted reconoce que su información será transferida a Mailchimp para su procesamiento. Obtenga más información sobre las prácticas de privacidad de Mailchimp aquí.

Volver
Usamos cookies propias y de terceros para mejorar su navegación. Si continua navegando consideramos que acepta el uso de cookies.