Ana Santos: “El interés de Goya por regenerar la sociedad otorga un valor moral muy importante a su trabajo”

Conversamos con Ana Santos, directora de la Biblioteca Nacional de España, y desde el pasado 17 de diciembre patrona de mérito de la Fundación Goya en Aragón.

Italian Notebook
08 Jan 2020

Ana Santos, directora de la BNE, y patrona de mérito de la FGA.

Ana Santos Aramburo (Zaragoza, 1957) dirige desde el año 2013 la Biblioteca Nacional de España, donde ha impulsado la digitalización y reutilización de sus contenidos. Licenciada en Geografía e Historia por la Universidad de Zaragoza y diplomada en Biblioteconomía y Documentación por el Centro de Estudios Documentales del Ministerio de Cultura, pertenece al Cuerpo Facultativo de Bibliotecas de la Universidad Complutense. Comenzó su trayectoria profesional en la Biblioteca de la Universidad de Zaragoza en 1981, y un año después se trasladó a la Biblioteca de la Universidad Complutense, donde desarrolló durante más de veinticinco años su carrera profesional. Además, ha sido directora general de Bibliotecas y Archivos del Ayuntamiento de Madrid, así como directora de Acción Cultural de la Biblioteca Nacional.

En el año 2015 fue galardonada con el Premio a la Trayectoria Profesional en el Sector del Libro de Aragón, que concede el Gobierno de Aragón, y con el Premio a los Valores Humanos y el Conocimiento en la XIV edición de los Premios Heraldo.

Hace unos días se hizo oficial tu nombramiento como patrona de mérito de la Fundación Goya en Aragón, ¿qué supone para ti formar parte de dicho Patronato?

Para mí es un honor. Como aragonesa, creo que toda la labor que se realice desde el Gobierno de Aragón para dar a conocer mejor la obra de Goya es fundamental, y la Fundación Goya en Aragón hace un trabajo muy importante, tanto en este sentido como en la promoción de la investigación.

¿Cómo valoras el trabajo de la FGA realizado hasta el momento?

Su página web es muy accesible y cuenta con muchos aspectos que ofrecen una visión global de lo que significa la figura de Francisco de Goya. A través de su catálogo online, se ha llevado a cabo una labor de recopilación muy importante para difundir su obra.

Como directora de la Biblioteca Nacional de España (BNE) has desarrollado un papel crucial en la digitalización de sus fondos; un hecho que, además, ha incrementado enormemente su número de consultas. ¿Consideras que la difusión de la obra y figura de Goya debería continuar por este camino?

Toda labor de digitalización es fundamental, en la obra de Goya y en cualquier otro tipo de contenido cultural. No solo permite llegar a muchas más personas, sino que además posibilita entender las obras de una manera diferente, pudiendo relacionarlas con otros aspectos culturales y fuentes de investigación. Si bien es cierto, que hay tareas de investigación especializadas que necesitan consultar la obra original. Y, por ello, la colección de estampas y dibujos de Goya de la BNE siempre está a disposición de los investigadores en su sala de consulta que, además, precisamente se llama Sala Goya.

¿Cuáles crees que son las claves para acercar a Goya al gran público?

Tiene tantas que es difícil definir solo unas pocas. Por supuesto, su valor como genio universal de la pintura es incuestionable, pero su interés por regenerar la sociedad otorga un valor moral muy importante a su trabajo; una cuestión que principalmente se ve en sus grabados. Goya es aleccionador. Está muy bien volver a él, a ese papel que tuvo, o que tiene, de denunciar y dejar una sociedad mejor. Es bueno tenerlo siempre presente.

Hasta el 12 de enero se puede visitar en la BNE una gran exposición dedicada a otro gran aragonés, además muy vinculado a Goya, el oscense Valentín Carderera, ¿qué podemos encontrarnos en esta muestra que, además, en marzo viajará al palacio de Sástago de Zaragoza?

Esta exposición muestra su figura, que hasta ahora no había sido lo suficientemente reconocida: su labor como coleccionista erudito y su apasionante vida, que le llevó a viajar y a dejar plasmado en su obra una parte muy importante del patrimonio histórico español. Cuando su colección ingresó en la BNE, esta estaba compuesta por más de 45.000 obras, entre grabados, libros ilustrados, dibujos… Carderera fue un grandísimo coleccionista, que sabía perfectamente qué estaba comprando en cada momento.

En Zaragoza se van a incorporar más obras de otras instituciones. Será una exposición más grande que la que tenemos aquí ahora mismo, con mayor número de piezas. Va a estar muy bien, va a estar todavía mejor.

¿Y a través de qué otras formas de ingreso se ha ido creando la gran Colección Goya de la BNE?

Ha tenido varias vías de formación. En un primer momento, contaba con dos álbumes, uno de los Caprichos y otro de la Tauromaquia, procedentes de la Biblioteca Real, y que es posible que fuesen un regalo del propio Goya al rey. Posteriormente, en 1867, se produjo la adquisición de la colección Carderera —desde luego, la más importante—, y en 1940 se compraron algunas obras más a sus herederos. La segunda edición completa de las copias de cuadros de Velázquez llegó a través del legado López Garat. Y en 1948 pasaron a la sección de estampas de la BNE algunas obras de Goya procedentes del Servicio de Recuperación de Obras de Arte de la Guerra Civil. Además, siempre se han procurado comprar todos aquellos grabados que podían completar la colección de la biblioteca.

De hecho, la colección de estampas de Goya de la BNE, conformada por 2800 ejemplares, es una de las más extensas del mundo.

Además es la colección más importante en pruebas raras y únicas, y esto le da un valor muy especial. Tiene muchísimas pruebas de estado, una cuestión clave para poder estudiar y entender qué quería decir Goya a través de sus grabados. Permite comparar todas las ediciones que se han hecho de las planchas a lo largo de casi dos siglos, utilizando diferentes tipos de papel y tinta. A través de ella es posible realizar un análisis mucho más exhaustivo del proceso creativo de Goya.

¿Hay alguna de estas estampas que destacarías de forma particular?

Quizás El coloso. Es una prueba maravillosa, hay muy pocas conocidas del segundo estado, y además es auténtica. También hay un conjunto muy bueno compuesto por todas las pruebas de estado de los Desastres de la guerra.

¿Cuántas de estas obras han sido digitalizadas?

En la Colección Goya de la BNE ahora mismo tenemos digitalizadas 228 estampas, libres y descargables. Además, se tiene constancia de que las obras de Goya se visualizan en la Biblioteca Digital Hispánica cuatro veces más que la media del total de obras; un ejemplo de ello es que durante el 2019 solo los Caprichos recibieron más de 300 visualizaciones… Son obras que despiertan mucho interés.

¿Dentro de los próximos proyectos de la BNE podremos disfrutar de alguno específico sobre el pintor de Fuendetodos?

Próximamente no tenemos ninguna exposición programada, pero seguiremos digitalizando su obra para aumentar el universo Goya, cada vez más internacional. 

Y, para terminar, ¿qué obra de Goya resulta para ti más inspiradora?

Se trata de un dibujo de una persona muy mayor, muy viejecita, que dice “Aun aprendo”, está en el Museo del Prado. Goya fue siempre un gran luchador, es un dibujo precioso con una gran lección para todo el mundo.

 

* obligatorio

La Fundación Goya en Aragón usará la información que usted proporcione en este formulario para estar en contacto con usted y para enviarle actualizaciones. La legitimación se realiza a través del consentimiento del interesado.

Utilizamos Mailchimp como nuestra plataforma de marketing. Al hacer clic a continuación para suscribirse, usted reconoce que su información será transferida a Mailchimp para su procesamiento. Obtenga más información sobre las prácticas de privacidad de Mailchimp aquí.

Volver
Usamos cookies propias y de terceros para mejorar su navegación. Si continua navegando consideramos que acepta el uso de cookies.