“De Luca Giordano a Goya. Pintura del siglo XVIII” en la Fundación Francisco Godía

Exposiciones
02 nov 2010

La pintura del Siglo de Oro español, con su rareza única, ha dejado en segundo término el siglo XVII, mitológico, religioso, realista o galante. De ahí el interés que suscita la exposición "De Luca Giordano a Goya. Pintura del siglo XVIII", abierta en la Fundación Francisco Godía, comisariada por José Milicua, con obras procedentes de colecciones públicas como Patrimonio Nacional, Museo del Prado o Thyssen-Bornemisza, y otras privadas, que articulan un discurso sobre las peculiaridades del periodo que va desde las postreras manifestaciones del barroco, al rococó, el neoclasicismo y llega al incipiente romanticismo, con especial atención a la obra de Goya, que revolucionó el arte de su tiempo.

La exposición define cuatro escenarios: Goya, mitología y realismo; Lo sagrado y lo profano; El neoclasicismo; La belleza ideal de los Tiépolo; El mundo material y el conocimiento de la naturaleza; y Hacia el romanticismo. En el primer apartado, se muestran dos obras poco conocidas de Goya, "Sacrificio o Vesta", y "Sacrificio a Pan", ambas de 1771, en las que se palpa el interés mitológico del artista tras su viaje a Roma el año anterior. Junto a estas obras, un Goya clásico, el retrato de su ayudante Asensio Juliá. Sigue un segundo ámbito con los pintores de la Corte, desde Corrado Giaquinto, en la exposición con una obra mitológica, "Venus y Cupido" y otro cuadro con tema religioso, "Apoteosis de Santa Teresa" a Antonio González Velázquez, con "La fragata de Vulcano", de 1752, composición en claroscuro de gran impacto visual.

El tercer espacio se dedica al neoclasicismo, destacando el trabajo de Antón Raphael Mengs del que se exhibe un autorretrato, 1774-1777, pieza extraordinaria por su naturalismo y profundidad psicológica. De Francisco Bayeu puede admirarse su pintura "Pentecostés", de 1769. Y de Maella "La caída del mulo", escena costumbrista trazara entre 1777-1778 en cartón para tapiz. A continuación el mundo de los Tiépolo con colores claros y luminosos que representan la belleza ideal: "Alejandro y Campaspe en el estudio de Apeles", pintado en entre 1722 y 1725 por Giambatista Tiépolo, y "Cristo presentado entre el pueblo o los improperios", de Lorenzo Tiépolo. La exposición sigue en otro ámbito con un bodegón de Luis Meléndez y dos pinturas acuareladas de Luis Paret Alcázar. Y cierra el recorrido en un final de época, cuando la Ilustración alumbra un nuevo siglo, la Era Contemporánea, con Vicente López, "Zarza ardiente", 1798-1800, y una obra de su última etapa, ""Retrato del canónigo Liñán", 1835, realizado cuando el pintor era el favorito de la aristocracia y la alta burguesía.

La exposición "De Luca Giordano a Goya. Pintura del siglo XVIII en España", abierta en la Fundación Francisco Godía, de Barcelona, seguirá abierta hasta el 30 de enero de 2011.

 

* obligatorio

La Fundación Goya en Aragón usará la información que usted proporcione en este formulario para estar en contacto con usted y para enviarle actualizaciones. La legitimación se realiza a través del consentimiento del interesado.

Utilizamos Mailchimp como nuestra plataforma de marketing. Al hacer clic a continuación para suscribirse, usted reconoce que su información será transferida a Mailchimp para su procesamiento. Obtenga más información sobre las prácticas de privacidad de Mailchimp aquí.

Volver
Usamos cookies propias y de terceros para mejorar su navegación. Si continua navegando consideramos que acepta el uso de cookies.