El Palacio de Liria, una visita imprescindible

Desde el 19 de septiembre es posible visitar diariamente el Palacio de Liria, que entre sus grandes tesoros artísticos alberga dos de los retratos más emblemáticos de Goya: la XIII duquesa de Alba y la marquesa de Lazán.

Noticias
08 oct 2019

Detalle de “Doña María del Pilar Teresa Cayetana de Silva Álvarez de Toledo, XIII duquesa de Alba” (Goya, 1795), propiedad de la Fundación Casa de Alba.

Desde que a mediados de septiembre se abriera al público diariamente, el Palacio de Liria se ha constituido, sin lugar a dudas, como un visita obligada para los amantes de la obra Goya, pues en él es posible admirar dos de sus obras más emblemáticas: los retratos de la XIII duquesa de Alba (1795) y de la marquesa de Lazán (ca. 1804), ambos ubicados en el denominado Salón Goya.

Considerado como “el hermano pequeño” del Palacio Real, este edificio, construido por el arquitecto Ventura Rodríguez entre 1767 y 1785, y reconstruido tras la guerra civil, destaca por su marcado estilo neoclásico y sus extensos jardines. Hoy es la residencia del XIX duque de Alba, don Carlos Fitz-James Stuart, y sede de la Fundación Casa de Alba, y puede catalogarse como uno de los edificios arquitectónicos más importantes de Madrid, albergando además una de las colecciones de arte privadas más destacada del mundo.

Su visita, realizada en grupos de un máximo de 20 personas y de 65 minutos de duración, comprende un recorrido por su jardín delantero y por más de una docena de estancias ubicadas entre las plantas primera y baja del palacio, incluida su impresionante biblioteca, que cuenta más 18.000 volúmenes y joyas bibliográficas y documentales tales como la Biblia de la Casa de Alba, la única colección de cartas autógrafas de Cristóbal Colón en manos privadas, el último testamento de Fernando el Católico o la primera edición de El Quijote de Madrid de 1605.

Pero, desde luego, su principal atractivo es poder disfrutar del vastísimo legado artístico de la Casa de Alba, fruto de 600 años de mecenazgo y coleccionismo. Entre sus obras pictóricas más destacadas, además de las obras citadas de Goya, se encuentran los retratos realizados por Tiziano y Rubens al Gran Duque de Alba, así como lienzos de Murillo, Zurbarán, Velázquez o El Greco. Además, es posible deleitarse con su rico conjunto de porcelanas (Sevres, Meissen, Alcora y Buen Retiro), relojes y mobiliario, de diversas épocas y estilos, así como con su importante colección de tapices, entre los que destacan cuatro paños de Las Nuevas Indias, tejidos en la fábrica parisina de Gobelinos, y tres de la Jornada de Alemania, de Willem de Pannemaker (siglo XVI), dedicados a las campañas del emperador Carlos V.

Este es el tercero de los palacios de la Casa de Alba abiertos al público, junto al de Monterrey en Salamanca y el palacio de Dueñas en Sevilla, y tal y como señalaba el duque de Alba, en un comunicado al respecto, su deseo es “compartir las obras que componen la colección de mi familia con un público cada vez más entendido e interesado en la Cultura y la Historia, dando a conocer los tesoros artísticos de la Casa de Alba a toda la sociedad española”.

 

Más información.

 

* obligatorio

La Fundación Goya en Aragón usará la información que usted proporcione en este formulario para estar en contacto con usted y para enviarle actualizaciones. La legitimación se realiza a través del consentimiento del interesado.

Utilizamos Mailchimp como nuestra plataforma de marketing. Al hacer clic a continuación para suscribirse, usted reconoce que su información será transferida a Mailchimp para su procesamiento. Obtenga más información sobre las prácticas de privacidad de Mailchimp aquí.

Volver
Usamos cookies propias y de terceros para mejorar su navegación. Si continua navegando consideramos que acepta el uso de cookies.