Gaizka Urresti: “'Goya 3 de mayo' no es una obra cinematográfica al uso”

Poco antes de su proyección ante el gran público, conversamos sobre "Goya 3 de mayo", de Carlos Saura, con su productor Gaizka Urresti.

Cuaderno Italiano
24 sep 2021

Gaizka Urresti es uno de los productores del cortometraje de Carlos Saura, "Goya 3 de mayo". Foto: Juan Moro.

Conversamos con Gaizka Urresti sobre su participación en la producción de Goya 3 de mayo. Un cortometraje creado con motivo del 275 aniversario del nacimiento de Goya, con la intencionalidad de recrear en lenguaje audiovisual una obra tan carismática como El 3 de mayo en Madrid, nada menos que de la mano del aragonés Carlos Saura; sin duda, uno de los directores más destacados del cine español. El proyecto ha sido coproducido por Aragón TV, Urresti Producciones y A Contracorriente Films, y ha sido posible gracias a la colaboración de Acción Cultural Española (AC/E), Gobierno de Aragón, Diputación de Zaragoza, Diputación de Huesca, Diputación de Teruel, Egeda, Fundación “la Caixa” y Forestalia.

Licenciado en Ciencias de la Información por la Universidad del País Vasco, Gaizka Urresti, ha ejercido como profesor, y es guionista y productor de cine y televisión. Ha dirigido dieciséis cortometrajes con más de cien premios nacionales e internacionales —Un dios que ya no ampara fue finalista de los premios Goya en 2011 y Abstenerse agencias fue ganador del Goya al mejor cortometraje de ficción en 2014—, y cuatro largometrajes: El último guion. Buñuel en la memoria, junto a Javier Espada; la comedia Bendita Calamidad; Arizmendiarrieta, el hombre cooperativo; y Aute Retrato, el documental más visto de 2019, con más de 10.000 espectadores en salas y nominado a los Goya y a los Forqué.

Goya 3 de mayo ha sido recientemente estrenado en el Museo del Prado para las entidades impulsoras del proyecto, así como para personalidades del mundo de la cultura y del sector audiovisual, pero por fin llegará al gran público el próximo 30 de septiembre dentro de la completísima exposición “Filmando a Goya”, que se podrá ver en CaixaForum Zaragoza hasta el 9 de enero de 2022.

¿Qué se encontrará el gran público cuando vaya a ver Goya 3 de mayo a CaixaForum Zaragoza?

Una exposición que, partiendo del cortometraje como pieza central, estará acompañada por elementos fotográficos y audiovisuales que explicarán, principalmente, quién es Goya, quién es Saura y qué relación les une. Goya 3 de mayo no es una obra cinematográfica al uso, en ella no hay conflicto o trama, es la recreación de lo que a Carlos Saura le sugieren El 3 de mayo en Madrid —“Los fusilamientos”— y los Desastres de la guerra. Por lo tanto, realizar el visionado del cortometraje, después de conocer la historia del cuadro y la visión pictórica de Saura, proporcionará al espectador una experiencia mucho más rica.

¿Cómo ha sido trabajar con Carlos Saura, nada menos que, sobre la obra de Goya?

Carlos Saura es un mito de la cultura española y europea. Desde Aragón le dimos libertad para que hiciera la traslación de “Los fusilamientos” a la pantalla, con la única condición de que empleara un equipo artístico en su gran mayoría aragonés, y él confió en nosotros para hacerlo. Me parece una historia muy bonita. Goya siempre ha estado muy presente en su filmografía, y en su vida. Es mucho lo que les une.

Ahí quería llegar. Después de trabajar mano a mano con él, ¿has podido encontrar más paralelismos entre ambos?

Goya ha influido a Carlos Saura en varias de sus obras, pero también en un tipo de mirada. Saura, desde joven, siempre quiso hacer una biografía de Goya. Buñuel y él, como aragoneses, se sintieron fascinados por su figura. Buñuel nunca pudo llevarla a cabo, pero Saura sí lo consiguió muchos años después con Goya en Burdeos. La influencia de Goya en el cine de Saura ha estado presente desde su segunda película, Llanto por un bandido, en la que se recrea a dos bandoleros con las piernas enterradas en la arena. En Tango, el director teatral que está montando el espectáculo musical muestra a su equipo los Desastres de la guerra para hablar de los desaparecidos en la dictadura argentina. Muchas películas de los setenta, como Mamá cumple cien años, Cría cuervos o Ana y los lobos, están muy influenciadas por grabados de Goya. Y El séptimo día también tiene algo de goyesco, la fuerza de la España negra, la vinculación, sin filtros, con la realidad más barriobajera… A Saura le fascina de Goya esa mezcla de ternura y ferocidad, que también se puede advertir en su filmografía. Y, por supuesto, también les une el gusto por la música. Además del lugar de nacimiento, hay muchos ejemplos que los vinculan.

Siempre se ha considerado que la fuerza expresiva de la obra de Goya ha contribuido muchísimo al cine, ¿cómo valoras esa conexión?

Luis Buñuel solía decir en broma que él era el mejor cineasta aragonés vivo, y Carlos Saura, la continúa hoy diciendo que, seguramente, si entonces hubiera vivido Goya, Buñuel hubiera sido el segundo. Goya como artista plástico anticipó la narración que después posibilitaría el cine. Y esto lo vemos sobre todo en los grabados, en su capacidad de contar una historia a través de una sola imagen, y en el uso del texto acompañándola, que también es muy cinematográfico.

El equipo y el elenco de Goya 3 de mayo es prácticamente cien por cien aragonés. ¿Se ha querido reivindicar con ello la fuerza —que es tal— del tejido audiovisual en Aragón?

Totalmente. A raíz del 275 aniversario del nacimiento de Goya, teníamos la oportunidad de hacer algo innovador y Goya 3 de mayo se quiso hacer en Aragón, con capital aragonés, y con personal creativo y técnicos aragoneses. Creo que es la primera vez que desde Aragón se llama a uno de los grandes creadores aragoneses, que además apenas había rodado en casa. Es algo único. Cada vez se empieza a creer más en este sector y eso es fruto de la inversión. El talento de artistas como Goya o Saura puede nacer aquí, pero sin apoyo termina marchándose fuera. Esta apuesta ha llegado más tarde que a otras comunidades autónomas, pero espero que hitos como este se sigan produciendo.

Incluso en el corto podemos encontrar hasta referencias buñuelianas, ¿no es así?

Efectivamente. Se quería hacer un guiño a esa unión de los tres grandes cineastas aragoneses: Goya-Buñuel-Saura. A Carlos Saura le hacía gracia llegar al momento culmen del fusilamiento con la música de los tambores de Calanda. El final de la pieza es conmovedor.

En Goya 3 de mayo se fusionan los lenguajes pictóricos y fílmicos mediante el uso de fondos digitales en movimiento. ¿Cómo fue para Carlos Saura utilizar este recurso por primera vez?

Es muy complejo recrear un cuadro en el que la perspectiva no es realista. Habitualmente, Carlos Saura recurre en sus musicales a retroproyecciones o a grandes paneles pintados de fondo. Pero en este caso le explicamos que era mejor utilizar un croma e incrustar el fondo en posproducción. Se sentía inseguro con la idea, así que Entropy Studio preparó una simulación para que durante el rodaje pudiera ver en una de las cámaras una aproximación de cómo iba quedando. Esto le tranquilizó, y ahora está muy contento con el resultado; a través del vestuario, la luz y el maquillaje se ha conseguido que los personajes tengan un componente pictórico aun siendo realistas. Incluso hemos tenido que emular el fondo de “Los fusilamientos”, ya que en el cortometraje se cubre más paisaje del que pintó Goya.

En toda la obra de Goya, pero especialmente en “Los fusilamientos”, la luz es prácticamente un “actor” más, ¿imagino que fue un desafío importante para el director de fotografía, Sergio de Uña?

Carlos Saura siempre decía que la luz de este cuadro es un poco falsa. El gran fanal que alumbra la escena no ilumina a los personajes de forma realista, pero si Goya lo hizo así, así lo hizo. De manera que, construimos el fanal y falseamos su luz, reforzándola después con arena más clara. La iluminación tenía un componente artístico complejo, pero también muy técnico, ya que también tenía que funcionar bien en posproducción. Carlos Saura confió en Sergio de Uña —nunca había trabajado con él— y ahora está encantado. Este proyecto ha dado la oportunidad a técnicos y actores de dar a conocer su maestría a un gran maestro como es Saura.

Otro de los objetivos a conseguir era que los personajes del cuadro fueran totalmente reconocibles para los espectadores…

Además de encontrar unos rostros muy reales, muy duros, el trabajo de caracterización debía ser riguroso. La elección de los actores la mayoría amateurs pero con experiencia en “Las Bodas de Isabel de Segura” y en eventos recreacionistas de la guerra de la Independencia— tenía que confluir con los equipos de maquillaje, peluquería y vestuario, que siempre eran los primeros en llegar al rodaje.

¿Cuál ha sido el mayor reto en una producción de estas características?

A Carlos Saura le preocupaba mucho llegar al cuadro, que fuera reconocible. Y creo que al final se ha conseguido. Ese es el elemento clave, el momento culmen del rodaje. Ha sido una producción compleja, en una época en la que la Covid obligaba a hacer test. Se trata de un cortometraje con un presupuesto amplio, con más de cincuenta figurantes y más de setenta personas de equipo que había que coordinar.

Esta producción ha su vez ha quedado plasmada en GoyaSaurio, ¿en qué consiste el documental de Roberto Roldán?

Es un proyecto más ambicioso que un making of, no solo cubrió el rodaje, sino también todo el proceso creativo. Una noche acudimos al Museo del Prado para grabar a Carlos Saura visitando “Los fusilamientos” y reflexionando sobre las obras que iba encontrando. Fue una experiencia muy bonita a nivel personal. GoyaSaurio ayuda a comprender mejor Goya 3 de mayo y a disfrutarlo más. Por ello, a pesar de que era un trabajo extra para Carlos Saura accedió enseguida y colaboró estupendamente.

Y, por último, después de esta experiencia tan intensa, ¿si tuvieras que elegir una obra de Goya sería “Los fusilamientos”?

Si me permites la broma, menos mal que no se escogió El 2 de mayo de 1808 en Madrid con los caballos y toda la acción, eso sí hubiera sido más complejo… (risas). Carlos Saura ha unido en Goya 3 de mayo los Desastres de la guerra y “Los fusilamientos” para crear un alegato antibelicista. Y para ello esta obra es la más adecuada. Cuando estábamos visitando el Prado, al lado estaba La familia de Carlos IV, que también es una obra maravillosa. ¿Es mejor pieza? No, diferente. Goya es el autor de un universo que nunca se agota. Dependiendo de cuándo te acerques a él y en qué circunstancias, varía. Ojalá para el 300 aniversario otras personas realicen una nueva visión de este universo, para seguir acercando a Goya a públicos jóvenes y aportando más elementos a la discusión.

 

* obligatorio

La Fundación Goya en Aragón usará la información que usted proporcione en este formulario para estar en contacto con usted y para enviarle actualizaciones. La legitimación se realiza a través del consentimiento del interesado.

Utilizamos Mailchimp como nuestra plataforma de marketing. Al hacer clic a continuación para suscribirse, usted reconoce que su información será transferida a Mailchimp para su procesamiento. Obtenga más información sobre las prácticas de privacidad de Mailchimp aquí.

Volver
Usamos cookies propias y de terceros para mejorar su navegación. Si continua navegando consideramos que acepta el uso de cookies.