Francisco de Goya

Venida de la Virgen del Pilar a Zaragoza

Venida de la Virgen del Pilar a Zaragoza
Datos Generales
Cronología
Ca. 1782 - 1783
Ubicación
Obra en paradero desconocido
Dimensiones
220 x 160 cm
Técnica y soporte
Óleo sobre lienzo
Reconocimiento de la autoría de Goya
Obra documentada
Ficha: realización/revisión
14 ene 2010 / 20 jul 2015
Historia

En 1782 Goya recibe el encargo de decorar el retablo colateral al altar mayor (lado del Evangelio) de la iglesia parroquial de San Pedro en Urrea de Gaén (Teruel), el mismo año que se concluyó la fábrica del edificio. Este encargo se relaciona con el proceso de renovación de las iglesias pertenecientes al señorío hijarano, promovido por el X duque Pedro Pablo Alcántara de Silva Fernández de Híjar.

En una carta de Goya a Martín Zapater del 26 de abril de 1783 se menciona un pago de 3.000 reales del duque de Híjar al pintor por un trabajo que no se describe, pero Sánchez Cantón cree que se trata de esta obra.

El lienzo fue destruido en el verano de 1936, al comienzo de la guerra civil española.

Este no fue el único trabajo pictórico que por entonces se llevó a cabo para la iglesia de Urrea de Gaén ya que también participaron Ramón Bayeu, autor del lienzo de San Pedro Mártir de Verona para el retablo del altar mayor, y José del Castillo, responsable del San Agustín del retablo situado en el lado de la Epístola.

Análisis artístico

Esta obra de Goya solo se conoce a través de las fotografías de Juan Mora Insa. El tema no era nuevo para Goya, ya que lo había representado en su primera obra conocida, las puertas del armario-relicario de Fuendetodos, Zaragoza y en varias ocasiones para particulares que encargaban pequeños cuadros de devoción.

Sobre nubes hace su aparición la Virgen María, acompañada de su inseparable séquito de ángeles portadores de su imagen y de la columna. Resulta más apacible que el boceto conservado, de factura mucho más espontánea. En la pintura definitiva se eliminaron algunas figuras y perdieron protagonismo los personajes secundarios. Es en general una obra más simple en su composición que las pintadas por Goya en ocasiones anteriores. Aunque mantiene la diagonal, resulta más estática y monumental.

El ápostol Santiago tiene aún reminiscencias de Antonio González Velázquez, recuerda al de las puertas del armario-relicario. Además, tras el descubrimiento del Cuaderno italiano, se ha relacionado con la figura de Abraham que aparece allí dibujada, ante quien se aparece Dios Padre ordenándole construir un altar. Cuando María se aparece a Santiago le manda edificar una capilla para custodiar su imagen, estableciéndose así ese paralelismo entre ambas obras.

Se conserva un dibujo preliminar y un boceto.

Bibliografía
  • Vie et ouvre de Francisco de Goya
    Juliet Wilson y Pierre Gassier
    pp. 77, 93, cat. 192
    1970
    Office du livre
  • Goya, 1746 – 1828. Biografía, estudio analítico y catálogo de sus pinturas, 4 vols.
    José Gudiol
    vol. I, p. 279, cat. 281 y fig. 400 (il.
    1970
    Polígrafa
  • L’opera pittorica completa di Goya
    Rita de Angelis
    p. 98, cat. 144
    1974
    Rizzoli
  • Goya y Aragón. Familia, amistades y encargos artísticos
    Arturo Ansón Navarro
    pp. 142-145 y p. 144 (il.)
    num. 10
    1995
    Caja de Ahorros de la Inmaculada de Aragón
    Col. Mariano de Pano y Ruata
  • Goya, Ramón Bayeu y José del Castillo en los retablos de las iglesias parroquiales de la Puebla de Híjar, Vinaceite y Urrea de Gaén
    Archivo Español de Arte
    Andrés Álvarez Gracia
    pp. 180-182
    LXXV, 298
    2002
Enlaces externos
Volver
Usamos cookies propias y de terceros para mejorar su navegación. Si continua navegando consideramos que acepta el uso de cookies.
works.view.work-disabled-msg