Francisco de Goya

Dédalo viendo caer a su hijo Ícaro (H.52)

Clasificación
Dédalo viendo caer a su hijo Ícaro (H.52)
Datos Generales
Cronología
Ca. 1824 - 1828
Ubicación
Museo Nacional del Prado, Madrid, España
Dimensiones
192 x 148 mm
Técnica y soporte
Lápiz negro y lápiz litográfico sobre papel verjurado
Reconocimiento de la autoría de Goya
Obra documentada
Titular
Museo Nacional del Prado
Ficha: realización/revisión
06 sep 2021 / 10 sep 2021
Inventario
D4132
Inscripciones

52 (a lápiz negro, ángulo superior derecho)

182 (a lápiz negro, ángulo inferior derecho; por Garreta/Madrazo)

Dirección del Museo Nacional de Pinturas (sello identificativo del Museo de la Trinidad, abajo)

Historia

Véase El cántaro roto (H.1).

Línea de procedencia: Garreta/Madrazo, Museo del Prado.

Análisis artístico

Véase El cántaro roto (H.1).

Un hombre alado que flota en el aire contempla horrorizado la caída de otra figura similar que sobrevolaba a lo lejos. Gassier recoge la catalogación de Sánchez Cantón, que había titulado el dibujo Demonio suplicante, muy lejos de la lectura que realiza Gassier de la obra, que seguiría un episodio de la mitología griega. Se trataría de la dramática historia de Dédalo y su malogrado hijo Ícaro, una iconografía recurrente en el arte neoclásico de finales del siglo XVIII. Según él, esta interpretación se sostiene porque el protagonista se agarra a las alas con sus propias manos, y no posee las alas demoníacas que Goya habría recreado en este tipo de escenas. Para escapar por el aire de Minos, el ingenioso Dédalo construye dos pares de alas para él y para su hijo. El momento que recogería el dibujo de Goya es aquel en el que el sol ha derretido la cera que unía las alas de Ícaro, castigado así por haber volado demasiado cerca del astro, y se precipita al vacío ante el espanto de su padre. El gesto de terror que vemos en el rostro de Dédalo resulta verosímil, como si Goya lo hubiera captado de una escena del natural.

El tema del vuelo, como metáfora de la volubilidad humana y los caprichos de la fortuna, es muy habitual a lo largo de la obra pictórica y gráfica de Goya y, sin ir más lejos, hay otras versiones del tema en los cuadernos de Burdeos, como El toro mariposa (G.53) o El perro volante (G.5). Aquí parece funcionar como otro ejemplo de la imposibilidad humana de materializar los sueños.

Técnica y formalmente, el artista ha planteado el dibujo con una sencilla puesta en escena, pues sólo dos figuras llenan el fondo desnudo, el más cercano, Dédalo, con un tratamiento más monumental y sombras intensas en las amplias alas. Ícaro aparece desdibujado y lejano en su caída.

Exposiciones
  • Goya: Das Zeitalter der Revolutionen (1789-1830)
    Hamburger Kunsthalle
    Hamburgo
    1980
    Del 17 de octubre de 1980 al 4 de enero de 1981.
  • Goya. El toro mariposa. El vuelo, la diversión y la risa
    Museo Nacional del Prado
    Madrid
    2007
    Del 31 de octubre de 2007 al 30 de marzo de 2008.
Bibliografía
  • SÁNCHEZ CANTÓN, Francisco Javier
    Los dibujos de Goya (2 vols.)
    MadridAmigos del Museo del Prado
    1954
    s. p. (il.), cat. 435
  • GASSIER, Pierre y WILSON, Juliet
    Vie et oeuvre de Francisco de Goya
    ParísOffice du livre
    1970
    p. 369, cat. 1811 [H.52]
  • GASSIER, Pierre
    Dibujos de Goya: Los álbumes
    BarcelonaNoguer
    1973
    pp. 621 (il.) y 645, cat. H.52 [466]
  • ILATOVSKAYA, Tatiana
    Master drawings rediscovered: treasures from prewar German collections
    San PetersburgoThe State Hermitage Museum
    1996
    p. 88
Enlaces externos
Volver
Usamos cookies propias y de terceros para mejorar su navegación. Si continua navegando consideramos que acepta el uso de cookies.